¡Es la rentabilidad…!

No hace falta explicar que es la rentabilidad o  ganancia. Tampoco necesito decirles cuál es su importancia. 

En un artículo anterior planteaba la importancia de definir una meta de facturación, consiguientemente nivel de ganancias y cuantas horas y que tipo de trabajo deseo realizar. 

En definitiva mis metas serían

  • fijar un estilo de vida o laboral deseado
  • un nivel de ganancias mensual promedio, o anual

Una vez que tenés fijada tu meta, necesitás saber claramente dónde estás parado hoy. ¿Lo sabemos?

Parece obvio que uno crea una PyME o un negocio para tener ganancias y por lo tanto siempre deberíamos querer saber si estamos ganando o no y cuanto.

Sin embargo es muy frecuente caer en ciertas trampas con el correr del tiempo y por ello no darnos cuenta cuando tenemos un problema de rentabilidad.

Esas trampas son:

  • Confundir facturación con ganancia (si bien están correlacionados)
  • Tener ganancia económica pero perderla financieramente.
  • Tomar transitoriamente créditos y que luego se tornen crónicos.
  • Confundir la economía de la PyME con la del empresario o emprendedor. (finanzas personales)
Ganancia Económica:

Es el resultado de tomar mi facturación mensual y restarle los costos (todos los costos menos los financieros – intereses). Pero todos los costos. Esto se puede hacer en forma global, o analizar producto por producto (o servicio). En algunos rubros o industrias, se analiza por cliente, ya que puedo decidir perder o empatar en algún producto, con un cliente que no quiero perder y que me deja ganancia en otros productos.

Este estudio es importante porque puede pasarnos, que un producto que nos daba ganancias, con el paso del tiempo esté sufriendo un desfasaje entre precio y costos, y resulte que nos deje pérdidas, ocasionando que cuanto más facturo más pierdo.

Resultados financieros:

Al resultado económico obtenido, debo restarle o sumarle los intereses pagados o ganados, para tener el resultado final. Por ejemplo si para producir cierto producto, debí recurrir al crédito, habré pagado intereses. Puede ocurrir que un resultado económico determinado, termine cambiando de signo por este motivo. Esto es especialmente importante en épocas de tasas de interés altas, como ocurre seguido en nuestro país. (en ciertos casos deberíamos tener también en cuenta efectos impositivos)  

Una vez que conozca claramente los resultados económicos y financieros, puedo determinar en qué puntos de mis procesos debo accionar.

Por ejemplo:

  • ¿Necesito incorporar capital para reducir deudas?
  • Al contrario ¿me conviene endeudarme para crecer en ventas? – se conoce como “apalancarse”.
  • ¿Puedo bajar costos?
  • ¿Puedo/necesito subir precios? – Posicionarme, generar nichos etc.
  • No puedo mejorar mi márgen de ganancia, ¿puedo vender más? ¿cómo?
  • La ganancia que me deja mi PyME ¿remunera correctamente a los socios, o nos estamos “comiendo” la empresa?

Todos estos son aspectos que como empresarios, necesitamos conocer y tener actualizados. Para ello necesitamos tan solo ordenar y relevar en forma habitual cierta información y con ello armarnos un “tablero de mando”.

Te pregunto ¿ya tenés tus metas?

¿sabés de dónde partís?

Próximo paso, dibujar el mapa para realizar el viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: