La brújula, el mapa y la escalera

¿Tenés un plan, una planificación?

¿Sirve? Si después surgen imponderables y no se puede cumplir. ¿Para qué?

Las personas tendemos a sobrestimar lo que podemos lograr en el corto plazo, pero subestimar el largo plazo. Por eso les sugiero perderse un rato en pensar realmente, cuál sería su objetivo a mediano y largo plazo.

Por ejemplo, ¿qué esperan lograr de acá a un año? ¿y de acá a 5 años?

¿Por qué?

Porque ese sería el parámetro, o guía, o vara que te ayude a tomar tus decisiones a partir de aquí. 

Es como tener una brújula. Te sirve sólamente si tenés un mapa y sabés de dónde partís y a  dónde querés llegar.

Igual en el negocio o en la #PyME. Te puedo orientar. Te puedo ayudar a saber dónde estás parado, te pueden ayudar a dibujar el mapa, pero sos vos quien debe saber a dónde quiere llegar. 

Es sencillo. 

Tomando de parámetro por ejemplo fin del año pasado (para dejar de lado la cuarentena):

  1. Definan cuanto querrían facturar dentro de un año y dentro de 5 años.
  2. Similar con la ganancia mensual promedio.
  3. Más importante, cuántas horas por semana y que actividades le gustaría hacer a c/u dentro de su negocio o empresa. O sea tiempo y tipo de trabajo.

En base a ello podremos definir o dibujar el mapa con el camino, y luego sobre el recorrido ir haciendo los ajustes necesarios, ante los obstáculos, que seguro aparecerán.

Punto de partida ⏩ Objetivo ⏩ Metas ⏩ Ideas ⏩ Planes ⏩ Acciones concretas.

Parece una pavada, pero es perderse un rato definiendo un plan de vida a futuro.

Es establecer una planificación anual, bajarla a trimestres o bimestres y en base a ella definir estrategias, planes y acciones concretas. Cuanto más a detalle lo bajemos, será más sencillo su seguimiento y control. Este es un punto fundamental. Ejecución, control, ajuste y vuelta a empezar.

Es saber que queremos conseguir, cómo queremos vivir y accionar para lograrlo. 

La alternativa es sentarnos a esperar que pase lo mejor, como el caso de la paradoja stockdale.

O trabajar a destajo, sin tener muy en claro que acciones aportan más y cuales menos, dando por resultado que cuanto más trabajo menos gano, o cada vez trabajo más para ganar lo mismo.

Siempre me gustó la metáfora de Stephen Covey que decía que podemos ser muy eficientes y subir con esfuerzo y velocidad una escalera, pero si después descubrimos que estaba apoyada en la pared equivocada no habremos sido efectivos. Es decir esfuerzo no es garantía de resultados.

¿tenés apoyada tu escalera en la pared correcta?

Podés recibir directamente los artículos por mail suscribiéndote a mi BLOG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: