La paradoja Stockdale

Siempre me consideré una persona optimista. Y a su vez siempre consideré que eso era una ventaja en mi vida. Hasta que hace unos meses leí, en un libro de estoicismo moderno*, acerca de la paradoja de Stockdale. Me pareció interesante para el momento que vivimos, y en línea con otros artículos que vengo escribiendo.

Aquí viene la historia. 

James Stockdale es un piloto estadounidense que el 09/09/1965 fue derribado y capturado en el transcurso de la guerra de vietnam. Pasó 7 ½ años en cautiverio.

Sufrió palizas, torturas, y confinamiento en una celda de 1m × 3m sin ventanas. La historia lleva unos cuantos párrafos más de “colorido”, pero lo importante aquí es que unos años luego  durante una entrevista le preguntaron:

¿quiénes no consiguieron salir del Hanoi Hilton?

Stockdale contestó: Oh, eso es sencillo, los optimistas. Oh, eran los que decían: «Saldremos para Navidades». Y las Navidades venían y las Navidades se iban. Entonces decían: «Saldremos por Pascua». Y llegaba la Pascua y la Pascua se iba. Y después el día de Acción de Gracias y después eran de nuevo las Navidades. Y murieron a causa del corazón roto… Esta es una lección muy importante.

Durante sus estudios Stockdale había leído y estudiado al filósofo estoico Epicteto y luego reconocería que este le salvó la vida, en Vietnam, dándole fuerza moral y lucidez racional.

El siempre supo que sus enemigos ganarían si sucumbía al miedo y a la pérdida de su autorrespeto.

El hecho de que él no se hubiera reconocido entre los optimistas, no quiere decir que no haya tenido siempre en claro cuál era su plan y la plena confianza de que finalmente sería liberado.

Su falta de optimismo, se refiere a que durante su cautiverio, siempre supo que factores se encontraban bajo su control y sobre ellos trabajó. Nunca basó sus perspectivas en factores fuera de su control como si lo hicieron los optimistas a quienes se refirió.

Resumiendo, podría decirse que la paradoja Stockdale nos enseña cuando el optimismo puede ser perjudicial.

Cuando basamos todas nuestras perspectivas o esperanzas, en factores fuera de nuestro control, ajenos a nosotros. Es decir ese optimismo estaría atado al azar.

En cambio si trazamos un plan, el cual se focalice en factores bajo nuestro control, podremos mantener la certeza de que lograremos el objetivo.

No por optimismo, sino por trabajo enfocado.

*Cómo ser un estoíco (Massimo Pigliucci)

Un comentario en “La paradoja Stockdale

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: