¿Y SI ESTO SIGUE?

“El año que vivimos en peligro”

En los últimos días, uno de mis pasatiempos ha sido escuchar, o participar por zoom de distintas capacitaciones y charlas. Seguramente a causa de mi sesgo profesional, fue que varias fueron de economistas. 

Rescato una presentación de Esteban Domecq que comparaba nuestras pymes con las del resto del mundo, destacando nuestra habilidad para sortear, esquivar y sobrevivir a reiteradas crisis. Sin embargo en este momento, comparó esta crisis con una montaña muy alta que solo se puede cruzar por debajo, por un túnel.  En dicho trayecto deberíamos hibernar un tiempo. Durante ese tiempo lo ideal sería aprovechar y prepararnos para lo que nos espere a la salida. Por suerte ya estaríamos más cerca de la salida que de la entrada.

Compré de inmediato la idea, porque coincidía con lo que yo siempre pensé. Cuidar la liquidez y ajustarse hasta que esto pase, y estar listo para las oportunidades posteriores.

Es lo que hicimos los primeros 45 días de cuarentena.

Ahora bien. Luego escuché otra charla, que a priori parece contradictoria, pero que en realidad complementa a la primera. Eduardo Yeyati, en un ciclo de charlas de la UTDT – Pensando la pospandemia – El día después de la cuarentena *, dialoga con otros economistas de Chile, Brasil y Colombia.

Plantea que médicamente hay 3 salidas posibles al flagelo del covid 19:

  1. Reducir los contagios hasta eliminarlos
  2. Esperar la vacuna
  3. Lograr la “inmunidad de rebaño”

En esta última opción luego de aplanar la curva y pasar por el pico máximo de contagios, comienza a bajar esa contagiosidad, dado que quienes fueron contagiados van adquiriendo inmunidad. El problema es que nuestra cuarentena fue tan exitosa que no se contagió ni el 1% de la población, y la inmunidad de rebaño requiere llegar a un 60% de contagios. Imposible.

Lógicamente nos volcaremos por la opción 2, de esperar la vacuna, aguantando. Pero como ni nuestro estado, ni nuestra sociedad, tienen la riqueza para hibernar 1 año, la cuarentena se irá flexibilizando de hecho.

Deberemos aprender a convivir con el virus lo que resta del año. Para ello cada uno de nosotros deberá pensar e instrumentar protocolos tanto personales, familiares y laborales de modo de cuidarnos y producir.

Yo puedo manejar ciertos negocios por teléfono, o por zoom, o en forma remota, pero no todos. Y tampoco puedo esperar un año a retomarlos. Debo encontrar el modo de hacerlo en el futuro próximo.

Yo por mi parte, ya salgo a comprarme algún juego más de barbijos, y repensar mi negocio para el año que me espera.

Vos ¿qué pensas hacer?…contame

* UTDT – Pensando la pospandemia – El día después de la cuarentena

https://m.youtube.com/watch?v=y-OFUWGVlBc&feature=youtu.be

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: